Me hice un blog

jueves, julio 03, 2008

Como hermana no tengo…




La cabeza me empieza a quedar chica, siento como si me estuvieran apretando las sienes. ¿Qué calor hace acá, no? Que curioso, no recuerdo haber prendido el calefactor. Me paro a ver. No, está apagado. Sigue el calor, mejor salgo al patio un rato.

Que horror, la bestia de cuatro patas del vecino está ladrando a todo lo que da… debería alguien partirle un ladrillazo por la cabeza. ¡PUM!. Milagro. Gracias a quien haya tirado ese ladrillo, debe haber sido la vecina que tiene pocas pulgas. Ya respiré un poco más, me voy adentro, total acá afuera también hace calor.

“¿Pongo algo de música?” –“Bueno”. Qué raro, tengo la mano manchada con ladrillo. No recuerdo haber tirado ese ladrillazo… en fin, ¿qué hago afuera otra vez? No recuerdo haber vuelto a salir. Por lo visto la memoria a corto plazo me está fallando… otra vez. Y la vista, empiezo a ver las cosas “algodonosas”.

Tengo ganas de sentarme en el suelo. Está sonando Black Light District y me dan ganas de meter la cabeza entre los parlantes, que la música se meta en mi mente para no terminar de sonar nunca. “¿Vos pusiste ese disco?” –“No, fuiste vos”. Esto está empezando a preocuparme. No importa. Tengo sed, tengo la boca como si hubiera comido medio kilo de cereal. No puedo pararme. No quiero pararme. ¿Qué hago otra vez adentro? No me importa


Anneke – “…like fallen angels, I will mesmerize you…”

René – “criiiiiin crrhheirhhhhhe” (ruido a guitarra)

Hans – “tun pá tun tun pá” (ruido a batería)

Yo – “iiiiii wiiiiii” (ruido a teclado)


¡Momento! Yo no toco en esa banda, y jamás grabé ese disco… pero estoy ahí. Estoy ahí. Nunca estuve más ahí que ahora. No veo nada, o veo, pero no me importa. Las imágenes pasan por mi cerebro convertidas en cientos de colores que se hacen uno. No se distinguen formas conocidas. ¡PUM! Ladrillo, otra vez. ¿O fue el recuerdo? No tiene sentido rematar al perro, ya no ladra más… pero lo veo abrir la boca. No lo escucho. Estoy adentro. ¿O estoy afuera? No lo veo, no lo escucho. Raro, todo muy raro. Los sentidos están desconectados, cada uno está en su mundo. La mente desconectada del cuerpo. La mente sobre la materia. Se me duermen las piernas, mejor me paro.

No me paro nada, así estoy como nunca. No puedo pararme, otra desconexión más. La coordinación de movimientos es un lujo a esta altura. A ese tema ya lo escuché, otra vez BLD. ¿O no terminó nunca? Es largo, dura como 16 minutos. Hace como una hora que puse ese disco, ¿o fue recién? Que siga… que no termine. No sé si está sonando o no, pero lo escucho. Los instrumentos se separan, puedo oír como los palillos de Hans cortan el aire. Escucho todos los acordes más claros que nunca, las inversiones, nunca tan claro como ahora. Nota mental: para algún tema nuevo, adelantar la segunda inversión. Como ahí. Como lo que hicieron ahí. Acá, en mi cabeza. Lo hicieron acá. Lo hice yo también. Lo hicimos. Conexión




desconexión. Tengo frío. Voy a subir el calefactor. Me tiembla el pulso. No tengo fuerzas como para subirlo. Me acurruco acá y listo. Todavía no me paré, igual no siento las piernas. Si lo hiciera seguro me rompería algo en el intento. Tengo frío. Tiemblo, pero no de frío. No sé por qué. Me río. Me río de mi mismo. Puedo verme claramente comportándome de esta manera. Soy dos personas. Una está sentada en el piso temblando con la nariz en las rodillas. La otra me mira. Me mira y se ríe. Sigue sonando BLD, empieza a molestar.

No se de que ni de quien, pero empiezo a tener miedo. Miedo. Alguien me está mirando de afuera. Estoy seguro. No, no lo veo. Lo siento. Lo siento dentro mío. Y fuera, abrazándome para no dejarme escapar de sus garras. El miedo es bueno, es útil, pero no ahora. Tengo miedo. Tengo frío y estoy temblando como una hoja. Tengo miedo. ¿lo dije? Miedo. Me siento mal. No físicamente. Siento que me miran. Me acechan. Es la muerte, que viene a buscarme.


- Nicolás, ¿estás?


No, No estoy. No era la muerte. Vaya uno a saber quien era. Seguro alguien que venía a hinchar las pelotas. Menos mal que no me vio. Así. En este estado. Además no tengo ni idea como se viste la muerte. No la sabría reconocer, hasta ahora nunca me morí.

Me siguen mirando. Me siguen buscando. Siento que me desmayo. Fuerte. Así. Me muero, siento que me muero. Siento todo mal. Todo lo que estaba bien se fue. Desconexión. Bad vibes. CALLATE. No hables. CALLATE. No toques, no cantes. No me toques. APAGATE. No se apaga, no puedo apagarlo, no me puedo mover.

Terror. Terror a dormirme y a no despertarme. ¿De donde viene? De ahí. De acá. Me miro y río. Estoy parado al lado mío y me río. Soy dos. Soy uno. Sueño, tengo sueño. Sigo teniendo sed. Y sueño, mucho sueño. Y miedo. Y sueño. Sed. Sueño. Miedo. Una combinación fatal. Mejor duermo.


Duermo…


Duermo…..


Duermo…….






Me despierto. ¿Ya es de día? Ya es de día. Siento que hubieran pasado como ocho horas. O diez, desde que me agarró esa sed.

Diez horas, desde que abrí la heladera.

Nueve horas y cincuenta y nueve mintos, desde que agarré esa leche…

…que en el envase dice que se vence dentro de un mes.

…que también dice “Una vez abierta consumir dentro de los tres días”.

…que abrí hace seis… ¿o siete?








La concha de mi puta hermana.














(Nobleza obliga, gracias a Irene por inspirar el estilo)

2 Insultos:

At jueves, julio 03, 2008 11:18:00 p. m., Blogger lairedepunta dijo...

pará que me muero muerta
.............
inspiro a poetas taciturnos???
nah!!!
pará que me vuelvo a morir
listo
no, no, es demasiado para mí
me voy a terminar de morir ahora sí porque no lo puedo soportar

 
At lunes, julio 07, 2008 12:23:00 a. m., Anonymous CeLe dijo...

uuuuuuhhhhhhhhhhhhmmmmmm......... este relato me trae recuerdos!!----- qué será?????????? qué seráaaaaaaa??????????------------- fffiiiiiiiiiiiuummmmmmm... NICO!!! ME ESTOY CAYENDO PARA ARRIBA!!!....... eehmm... nonono..... estoy sentada... uuhhmm... que raro.... me acuerdo cosas... allalal!!

 

Publicar un comentario

<< Home